Entre todos haremos un mundo mejor

Cuidar el planeta Tierra no es un tema con el que uno pueda jugar, a pesar de que quizá en los últimos tiempos ya se haya tocado demasiado y empiece a cansar un poco; puede que sea así, pero no es cosa de broma, y si cada dos por tres los ecologistas hacen su batalla es porque cada vez somos más conscientes del peligro que el ser humano supone para nuestro planeta.

Durante años hemos basado nuestra evolución como sociedad en un modelo que no respetaba para nada nuestro medio ambiente, y hace unos años que esto empezó a tener un coste para nosotros. El agujero de la capa de ozono fue la primera señal de que algo iba mal, una señal objetiva y que nadie pudo refutar, aunque las explicaciones fueran variando a lo largo del tiempo y dependiendo de los intereses de aquéllos que las daban, cosa injusta aunque totalmente cierta. Por después, el lento deshielo de los cascos polares fue otra señal de aviso, y por fin llegamos al cambio climático, algo en lo que tampoco los expertos llegan a ponerse totalmente de acuerdo, pero que al menos aseguran que es una realidad y que cambiará nuestro entorno en los próximos años.

Echar atrás los daños ya es imposible, pero sí que hay un montón de cosas que podemos hacer cada día. Los gobiernos parecen concienciados, y eso llega también a pequeña escala, en nuestras ciudades y ayuntamientos, que cada vez nos hacen más fácil el llevar un tipo de vida más ecológico. Pero, por supuesto, la última palabra está en nosotros.

Este blog no nace con intención de abogar por la Tierra ni exaltar el espíritu ecológico, ya son muchos los que hay con esa intención. Lo que esperamos es dar pequeños trucos en vuestro día a día, acciones útiles que de verdad resulten respetuosos con el medio ambiente, y que estén al alcance de todos, sin que de repente nos consuma una conciencia ecologista que todavía no acabamos de adquirir y que llevará un tiempo. Y por supuesto, las aportaciones también serán bienvenidas, pues no tenemos la panacea ni la verdad absoluta, y poner ideas en común será lo más beneficioso para todos.

Intentemos hacer de este planeta un mundo mejor, pues de él depende nuestro futuro y nuestra forma de vida, la única que conocemos. Ahora tenemos tecnologías asombrosos y recursos casi ilimitados, e irán siendo más a lo largo de los próximos años; la cuestión es que cada persona la aplique en lo que pueda, y con el trabajo de todos una sociedad ecológica sea posible.